Domingo 20 de Julio de 1930/ Ni la huelga paraliza el Mundial ; los “desahuaciados” llevan 20 mil personas al Centenario


Montevideo estaba a la expectativa de la segunda presentación de la celeste, ante Rumania, el lunes 21 de julio de 1930, luego del debut triunfal pero muy ajustado ante los peruanos. El encuentro definiría el pasaje a semifinales del vencedor.

Pero una posible novedad trajo incertidumbre en aquellos días de julio. El Diario tituló: ” DE CUALQUIER MANERA, HAYA O NO HUELGA, SE JUGARA MAÑANA EN EL STADIUM CENTENARIO EL MATCH URUGUAY- RUMANIA ” 

En la información, se resaltó : ” SE JUEGA EL MATCH”, y en el desarrollo, con letras destacadas, se escribe que  ” Ante el anuncio de la huelga general para mañana, se propaló esta tarde la noticia que el match Rumania- Uruguay  sería suspendido. El Diario puede adelantar que de cualquier manera , haya o no huelga, el match se realizará ” . 

La otra información relacionada con el futuro partido de los celestes refiere al juez principal. ” Estaba anunciado a Langenus ( belga) como árbitro, pero esta tarde se modificó designándose a Walker, referee chileno, para Uruguay- Rumania “, se destaca en El Diario.

Langenus había sido el juez del debut celeste y sería a la postre, también el árbitro principal de la final ante Argentina. Una hipótesis  es suponer que no se quería volver a repetir su designación para los uruguayos, previendo su presencia en la definición de la Copa. Es simplemente una hipótesis, pues la información no adelanta razones para la modificación en el casillero principal de la terna. La otra razón, quizás la correcta pues es probable que no se razonara con tanta antelación de ajedrez en las designaciones, es que se necesitaba a Langenus para Argentina- Chile, que debía jugarse el martes 22 en el Centenario, hecho que efectivamente ocurrió.

VEINTE MIL PERSONAS PARA VER A LOS ” DESAHUACIADOS” 

Carlos Martínez Moreno en ” 100 años de Fútbol” describe la jornada del domingo 20 de julio con los siguientes términos: ” Fue un día para perdedores y con grandes claros en la Olímpica. Los desahuaciados jugaron entre ellos, y Brasil venció a Bolivia por 4 a 0, en tanto Paraguay pudo hacerle un gol a Bélgica y ganarle” .

El Diario destacó que ” pese al poco interés de la jornada”, cerca de 20.000 personas concurrieron al ” Gran Stadium” .

Brasil se presentó en el Centenario con Velloso, Gervasoni, Oliveira, Fonseca, Santos, Giudicelli, Meneses, Queiroz, Leite, Neto y Visintainer.

Bolivia lo hizo con Bermudez, Durandal, Civarria, Sainz, Lara, Valderrama, Ortiz, Bustamante, Méndez, Alborta y Fernández.

Dos goles de Visintainer y otro dos de Neto, redondearon los cuatro goles de los norteños, para su primer triunfo en la historia de los Mundiales

En el otro encuentro de la tarde del domingo, el  otro que festejó su primer triunfo mundialista fue Paraguay, luego de su debut con goleada adversa ante Estados Unidos. Un solo gol de diferencia, de su puntero izquierdo Pena, le permitió un exiguo pero suficiente 1 a 0 sobre Bélgica.

Los apellidos de los once guaraníes que abrieron el camino de victorias en los Mundiales fueron P. Benitez, Olmedo, Flores, S.Benitez, Díaz, Garcete, Nessi, Romero, González, Cáceres y Pena.

Los belgas, cuya actuación  más destacada en la Copa  fue a la postre la del juez de esa nacionalidad Langenus, acumularon así su segunda derrota, con Badjou, De Deken, Hoydonckx, Braine, Hellermars, Moeschal, Versip, Delbeke, Adams, Nouwens, Dideens.

Así se cerró la primera semana de la primera Copa del Mundo. El domingo ya era noche, pocos recordaban que Brasil y Paraguay habían ganado, porque lo que importaba era lo que sucedería el lunes y martes. Con huelga o sin ella, los celestes buscarían el lunes el pasaje a la semifinal ante Rumania. El martes, sería el turno de los argentinos, en la ambición de clasificar ante los chilenos.

Los taitas del Río de la Plata, por ahora se miraban de reojo y por caminos paralelos. El 30 de julio habrían de encontrarse frente a frente en el Centenario. Paciencia, aún falta algo más de una semana para esa historia.