El camino rumbo a la Asociación Americana de Historiadores e Investigadores del Fútbol – AAHIF


Desafiando los tiempos que corren del mundo trastornado por la pandemia que impuso la nueva normalidad en la vida de los seres humanos que habitamos el planeta, desde los meses finales del año anterior los distinguidos hermanos argentinos que integran el CIHF (Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol), lanzaron la idea de formalizar un convenio de asociación y colaboración mutua sobre el tema que todos los socios de nuestra AHIFU tanto amamos. Los contactos iniciales los desarrollaron con la ASIFUCH (Asociación de Investigadores del Fútbol Chileno), de reciente creación. Recorriendo sin proponérselo el camino que trazaron en el siglo XIX los jugadores-dirigentes de aquel tiempo, quienes fundaron en 1891 la organización rectora del fútbol en Buenos Aires y en 1895 los siempre afectuosos deportistas trasandinos que alumbraron en Valparaíso el mismo sendero, plantearon el avance de la idea a nuestra AHIFU (Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo). El siempre afectuoso contacto con el presidente del CIHF, Carlos Yametti, viejo conocido de los tiempos mozos, llevó a que la presidencia de AHIFU a través de la utilización de los medios electrónicos tan en boga, trasladara la iniciativa a consideración de nuestra Comisión Directiva con la finalidad de designar dos representantes quienes participarían en la confección del documento correspondiente. La Comisión Directiva de AHIFU designó al señor presidente, Sr. Atilio Garrido, y al señor secretario, Dr. Hernán Navascués, quienes cumplieron su cometido a través de contactos virtuales  con el presidente del CIHF, Sr. Carlos Francisco Yametti y el Dr. Raúl Hugo Ramírez y con los señores Sebastián Núñez Mardones, presidente, y Jaime Rodríguez Manríquez, tesorero, de la ASIFUCH.

Redactado el documento luego de varios intercambios entre los delegados designados para tal fin, el mismo se sometió formalmente a las tres asociaciones a los efectos de que sus autoridades se expresaran sobre el mismo. AHIFU aprobó la idea el texto el 22 de enero de 2021 a través de las constancias documentadas del presidente y los directivos Luis Prats, Dr. Alfredo Etchandy, Cr. Juan José Melos, Sergio Gorzy, Daniel Rosa, Dr. Hernán Navascués y bachiller José Mario Rasso. Este último, manifestando su aprobación al texto solicitó elevar a consideración su opinión a través del siguiente escrito:

“En lo referente al punto -a) Membresia, de las pautas a regir en el convenio, no encuentro positivo para la formación del mismo, que: 1) ante cualquier discrepancia de alguna de las asociaciones miembros quede disuelto el convenio. Por el contrario, entiendo que si alguna de las asociaciones tiene discrepancias con la conducción del grupo a formar, debe de ser excluida del mismo, pero de ninguna manera, por una asociación miembro que discrepe, disolver el grupo”.

Lo otro que hallé, es una sutileza de redacción. También en las Pautas, numeral d) en su ultima frase faltaría una “y”. “Estos potenciales cambios deberán contar con la aprobación unánime de la Comisión señalada para su aplicación “y” la respectiva validación en cada una de las asambleas correspondientes a cada asociación”.

Deseo quede claro, por favor, que el planteo lo hago con espíritu constructivo y no por discrepar. Solo en el bien entendido, que el grupo internacional esta en etapa formativa. Por eso, considero, que no resultaría positivo, que la discrepancia de una asociación miembro, diera por tierra de una, con el trabajo realizado por todos los demás países miembros.

Finalmente en reunión virtual organizada por el departamento tecnológico del CIHF con participación de cada uno de los dos representantes por las asociaciones mencionadas, se aprobó el documento que apunta al objetivo final de la constitución Asociación Americana de Historiadores e Investigadores del Fútbol – AAHIF. El texto del mismo es el siguiente.

CONVENIO DE ASOCIACION y COLABORACIÓN MUTUAS

Antecedentes

El football association creado y organizado en Inglaterra en 1863 se desarrolló en el Reino Unido evadiendo después el cauce de las Islas Británicas. La expansión de la revolución industrial desparramó el “juego de los ingleses locos” por el mundo.

Argentina en 1891, Chile en 1895 y Uruguay en 1900 se encuentran entre los primeros países del mundo en organizarse y poner en marcha oficialmente la actividad internacional a través de la Copa Competencia de clubes de Buenos Aires, Rosario y Montevideo. En 1902 Francia y Holanda impulsaron la puesta en marcha de una Federación Internacional rectora del fútbol al estilo de las que surgían en Europa en otros deportes. Inglaterra se opuso por entender que ellos representaban mundialmente al fútbol. En 1904 en Paris, Francia y Holanda consolidaron la idea con apoyo de Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, España, Suecia y Suiza, creando la FIFA con el cometido principal de poner en marcha la competencia internacional de países en Europa, fijada para 1906 con cuatro series determinadas y las finales en Suiza.

Inglaterra impuso el peso de su prestigio. El torneo no se llevó a cabo, los ingleses se afiliaron a la FIFA a condición de que se designara un presidente de la Fotball Association. Surgió así un largo período de regresión al que se sumó la inactividad total impuesta por la primera guerra mundial.

Mientras en Europa transcurrió este período, en el Cono Sur americano se produjo a partir de 1910 el gran fenómeno que permitió desarrollar, popularizar e internacionalizar a través de competencias internacionales de seleccionesla masificación de la práctica y la pasión del fútbol. En diciembre de 1916 la puesta en marcha de una organización supranacional de las asociaciones futbolísticas potenció esa competencia anual con la disputa en el mismo de la Copa América.

A partir de entonces y con la paulatina integración de los demás países a la Confederación Sudamericana de Fútbol, el continente gestó episodios fundamentales y trascendentes que asombraron a Europa, al extremo que puede afirmarse sin temor al equívoco, que América del Sur se convirtió en el eje a través del cual aún gira el fútbol mundo. Diez campeonatos sudamericanos en ocho de los cuales estuvo la Copa América en juego, se llevaban disputados cuando Argentina y Uruguay evaluaron competir en el torneo de fútbol de la VIII Olimpiada en París, primer certamen que pudo organizar FIFA al desafiliarse los ingleses. El viaje que finalmente hicieron los orientales celestes resultó y tuvo el mismo efecto que el viaje de Cristobal Colón… pero al revés. Cuatro años después Europa vivió el éxtasis de la puesta en escena del mismo fútbol nuevo totalmente diferente al que se practicaba en Europa. Argentina, Chile y Uruguay fueron los portadores en la IX Olimpiada en Ámsterdam, de ese estilo que asombró al viejo continente. Desde entonces y hasta el presente América del Sur mantuvo un indiscutido papel protagónico en el fútbol mundial. Los hechos hablan por si sólos.

Paraguay, Bolivia y Perú pertenecían a la CSF cuando llegó la hora del mundial de 1930. La gesta victoriosa de Perú en la XI Olimpiada de Berlín; la fulgurante aparición de Brasil de 1958; las conquistas mundiales de Argentina largamente merecidas. El despertar de Colombia, Ecuador y Venezuela.

Esta apretada síntesis que encierra el grande y hermoso patrimonio que los diez países de América del Sur exhiben en el fútbol mundial, construido a través de enormes gestas futbolísticas logradas por los jugadores nacidos en sus tierras, entregando a la historia los capítulos de máxima expresión de riqueza del deporte de mayor atracción mundial, constituye la piedra basal que sustenta el presente proyecto de convenio de asociación para aunar esfuerzos y desarrollar trabajos con el fin de compartir información e investigaciones relacionadas con la historia del fútbol sudamericano.

Asimismo ese innegable pasado prestigioso permite manifestar la finalidad de construir una Asociación Americana de Historiadores e Investigadores, entre cuyos cometidos figurará el planteo del reconocimiento de la FIFA  con la finalidad de intervenir y participar en los trabajos futuros que se publiquen, de modo de que la documentación existente en nuestro continente contribuya a la consagración de la verdad histórica que hasta el presente y en las pocas ocasiones en que el organismo mundial editó trabajos de este tipo recurriendo solo a historiadores europeos, no se tuvo en cuenta.

Finalmente similar postura en cuanto al reconocimiento y las tareas a desarrollar se planteará a la CONMEBOL.

 

En consecuencia:

 

Se acuerda

Celebrar el presente convenio de asociación con el fin de compartir información y tareas de investigación relacionadas con la historia del fútbol. Acordado mediante intercambio de notas el día xx/11/2020, entre las siguientes entidades:

CIHF (Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol), representado por su Presidente, Sr. Carlos Francisco Yametti y por el Dr. Raúl Hugo Ramírez), representada por los señores Sebastián Núñez Mardones, presidente, y Jaime Rodríguez Manríquez, tesorero.

AHIFU (Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo), representada por los señores Atilio Garrido, presidente y Hernán Navascués secretario.

 

Es intención de las tres entidades incentivar la investigación histórica del fútbol mediante la constitución, en el futuro, de una asociación americana de historiadores e investigadores de fútbol. Para tales efectos, se verificará la posibilidad de incorporar a entidades con propósitos similares existentes en los países de América y, en el caso de que no existieran, prestar su apoyo y conocimientos para la formación de éstas y su posterior incorporación a la entidad proyectada.

 

El convenio se regirá con las siguientes pautas:

 

  1. a) Membresía: Los socios activos (o similar) de cada institución tendrán libre acceso a las actividades de las otras, ya sea a sus foros, páginas, eventos y a documentación histórica que cada entidad tenga disponible. Dicha participación no implica la posibilidad de participar de la administración, ni de los cuerpos de gobierno de cada una de ellas. Ninguna asociación puede modificar este convenio a través de decisiones unilaterales u otras que impliquen generar discrepancias con las otras asociaciones integrantes.

 

  1. b) Trabajos de investigación: Los trabajos que produzcan cada una de ellas en forma conjunta entre sus asociados, o en forma individual, en la medida que se publiquen en sus plataformas, podrán ser libremente compartidos en las otras entidades con la expresa condición de mencionar los autores respectivos. De la misma forma se procederá con los trabajos que se realicen en conjunto entre miembros de las tres asociaciones.

 

  1. c) Links: Cada una de las asociaciones tendrá su página web y en las redes sociales que utilicen, los enlaces e isologos necesarios para que los usuarios puedan acceder a los sitios y redes sociales de las otras asociaciones vinculadas al convenio.

 

  1. d) Las entidades participantes en este convenio designarán una Comisión, integrada por 2 personas de cada entidad vinculada, que periódicamente revisará las pautas del convenio para proponer arreglos, agregados y/o modificaciones en la medida que se considere necesario. Estos potenciales cambios deberán contar con la aprobación unánime de la Comisión señalada para su aplicación la respectiva validación en cada una de las asambleas correspondientes a cada asociación.

 

  1. e) Sede: Este convenio no implica la constitucion de una entidad legal. Las reuniones de la Comisión que apruebe este Convenio, como las de la que se forme a posteriori, se podrán realizar en forma virtual utilizando las distintas plataformas disponibles, y cuando resultara posible y necesario, en la sede de cualquiera de las tres entidades que los celebran.

 

Aprobado este proyecto, los miembros de la comisión redactora se comprometen a someterlo a consideración de las respectivas directivas de las entidades que cada uno representa para su aprobación definitiva, la que será comunicada a cada una de las firmantes del convenio mediante un intercambio de notas con el mismo texto del convenio aprobado y suscrito por el Presidente y Secretario de cada entidad, lo que será remitido digitalmente, sin perjuicio de una posterior remisión postal de los mismos textos. Para tal fin, las entidades contratantes fijan los domicilios que se indican a continuación:

 

CIHF: CENTRO PARA LA INVESTIGACIÓN DE LA HISTORIA DEL FÚTBOL: PASAJE AMALIA 426 (1408) CIUDAD DE BUENOS AIRES, REPÚBLICA ARGENTINA.

 

ASIFUCH: BURDEOS SUR 8087, PEÑALOLÉN, SANTIAGO, CHILE.

 

AHIFU: ASOCIACION DE HISTORIADORES E INVESTIGADORES DEL FÚTBOL URUGUAYO: MUSEO DEL FÚTBOL URUGUAYO, TRIBUNA OLÍMPICA DEL ESTADIO CENTENARIO, MONTEVIDEO, URUGUAY.