Viernes 25 de julio de 1930/ !! Semifinales a Estadio Centenario repleto !!


No había dudas: el Campeonato Mundial era un éxito, en un país tan jóven como futbolero, con una sociedad cosmopolita y de rápido crecimiento en el comienzo del siglo XX a impulsos de una creciente emigración. El censo de 1908 determinó un número para la población uruguaya: 1.042.000 habitantes. En 1930, apenas 22 años después, la estimación prácticamente duplicada el cómputo anterior. En aquel año, el del primer Campeonato del Mundo de
Fútbol se calculaba la población uruguaya en 1.900.000 personas. En sólo dos décadas se había prácticamente multiplicado por dos la población !!

Esa sociedad que había crecido a fuerza de emigrantes, básicamente italianos y españoles, había encontrado en el fútbol un espejo en el cuál mirarse e identificarse. La nacionalidad oriental, para aquellos que habían llegado desde el otro lado del Océano, se afirmaba y se hacía más intensa  en cada gol de Scarone, en cada moña de Anselmo, en cada jugada del Vasco Cea, en cada pique de Dorado, en cada tiro potente de Perucho Petrone.

Entonces, a nadie podía extrañar la pasión que despertaba el Mundial. El sábado sería el turno de Argentina en la primera semifinal, y el domingo buscaría su lugar en la final la celeste. Los vecinos del Plata, finalistas en Amsterdam , estaban a sólo un fin de semana de asegurarse que se mirarían a los ojos frente a frente en la definición del miércoles 30.

Ya no quedaban entradas aquel viernes. El Diario titulaba ” ESTA TOTALMENTE VENDIDO EL ESTADIO PARA LOS MATCHES QUE SE JUGARAN MAÑANA Y EL DOMINGO “Pasión, emoción, ni un lugar libre, éxito económico.
Todo asegurado.

 

LA DELANTERA QUE EL PUBLICO QUISIERA VER ACTUAR EL DOMINGO

 

La prédica del día anterior tuvo continuidad en la edición del viernes de El Diario. ” La delantera que el público quisiera ver actuar el domingo”, es el título que comanda las cinco fotos de los cinco puntas que el periodista entiende que deben jugar.

En el texto, se explicita que ” Las opiniones están muy divididas. Por una parte se sostiene que jugará y debe jugar el mismo cuadro que venció a los rumanos. Por la otra se sostiene que deben confirmarse solamente a los tres centrales, dando entrada a Urdinarán en la derecha y Dorado en la izquierda. Y no son pocos lo que estiman que la extrema derecha debe ser desempeñada por Conduelo Píriz.  Eso si: todos están de acuerdo en que debe excluirse a Iriarte , cuyas performances no han convencido . Si se nos exigiera nuestra opinión no vacilaríamos en darla, quedándonos con Píriz, Scarone, Anselmo, Cea y Dorado “

Santos Urdinarán había sido campeón Olímpico en 1924 y 1928, campeón de América en el 23, 24 y 26, y cinco veces campeón uruguayo con Nacional.

Conduelo Píriz, jugador de Defensor y luego Nacional, no llegó a jugar ningún partido en el Mundial de 30. En total llegó a seis presencias con la celeste. Había participado en el Sudamericano de Argentina en 1929.

Ah, pequeño detalle.

Victoriano Santos Iriarte volvió a ser titular en la celeste, al igual que en los dos primeros partidos, en la semifinal ante Yugoslavia y en la final con los argentinos.

En la semifinal, anotó un gol.

Y en la final, también convirtió otro gol, para el 4-2 del tricampeonato.

Hoy; y en el 30 ; nunca fue fácil resistir el archivo.